sábado, 22 de enero de 2022

Toda una superexposición

¡Saludos, fieles kryptonianos! Hoy os vamos a mostrar una pequeña pero gran exposición que hemos podido vivistar en el Centro Tomás y Valiente, de Fuenlabrada, y que va a estar ahí hasta el 17 de abril. Así que, tanto si sois fans del Hombre de Acero como si solo os apetece pasar una tarde empapándoos de su leyenda, tenéis una cita pendiente. ¡Vamos allá! ¡Arriba, arriba  y a volar!



La expo es toda una increíble muestra de coleccionismo (por cierto, proveniente de un único coleccionista, que debe de tener una Fortaleza de la Soledad para él solo para guardar todo eso). Nada más entrar, una figura a tamaño natural de Henry Cavill está ahí para recibirnos y hacer un poco de postureo. En la sala (el espacio de la exposición no es excesivamente grande, pero está muy bien aprovechado) podéis encontrar todo tipo de material relacionado con el primer y más grande de los súpers: carátulas de las primeras pelis (ese Christopher Reeve que hizo que creyéramos que un hombre podía volar) centenares de figuras, discos, juegos, fotogramas y toneladas de merchandising. Y de fondo, un poco de música apropiada para el tema, claro está.

Quizás nos habría gustado que fuese más grande y con más cosas, pero aún así, sales agradablemente empapado de "supermanía" tanto actual como nostálgica. Además, la entrada es gratuita, y tenemos entendido que el centro, dentro del evento "Fuenlabrada Friki" piensa hacer otras exposiciones similares en torno a Star Wars y El Señor de los Anillos, así que habrá que estar atentos ¡Tutti-Friki estará allí! De momento, para abriros boca y que os animéis a pasaros, ahí va una buena cantidad de fotos...



























































































































































miércoles, 5 de enero de 2022

Con sabor rolero

¡Saludos, aventureros de capa, espada y libro de hechizos! Enfundaos en vuestras armaduras de malla +2, vuestros símbolos sagrados y vuestras ballestas de virotes de fuego y preparaos para aventuras adrenalínicas explorando ruinas, pantanos y cuevas ¡Nos vamos de aventuras con Pathfinder!


Con una portada así, dan ganas de coger tu hacha


Pathfinder es el sistema de juego de rol que ha tomado el relevo del clásico Dungeons & Dragons, y que, en opinión nuestra, cumple su cometido a la perfección (y con un apartado artístico maravilloso). Pero no estamos aquí para reseñar el juego de rol, sino la versión de mesa que sacó Mike Selinker para aquellos que buscaran una experiencia similar pero con otra mecánica. La pregunta es ¿lo ha conseguido?


Ocupa sobre la mesa, pero merece la pena...


"Pathfinder" es un juego de cartas, pero no se vive como tal. Hay un libro con un montón de misiones para cumplir y jugar (¡anda, como en Heroquest!) que además siguen un hilo narrativo que encantará a los más amantes de la fantasía. Las misiones (que, por cierto, pueden jugarse en modo solitario) consisten básicamente en explorar una serie de localizaciones (que se construyen con un pequeño mazo de cartas cada uno) en busca de algún objetivo (normalmente el malo de turno y sus secuaces). Esta búsqueda la tendremos que cumplir en un límite de turnos, algo que en algunas ocasiones es adrenalina pura. Para conseguirlo, cada jugador interpreta a un personaje con sus fuerzas y debilidades, también con su propio pequeño mazo que representa su equipo, hechizos, capacidades, aliados, etc. ¡Ah! Se nos había olvidado decir que estamos frente a un juego colaborativo (como los auténticos juegos de rol) pero que en ocasiones no faltarán las zancadillas para conseguir ese objeto tan chulo que quieres para ti y no para tu compañero (como los auténticos juegos de rol).


Nos dividimos para abarcar más terreno




Cada personaje tiene sus armas y equipo


Las cartas de localización representan todo tipo de obstáculos (monstruos, trampas, barreras, etc.) tesoros y posibles PnJs que puedes toparte por el camino. La mecánica es siempre la misma: tendremos que superar una o varias tiradas de dados, y ahí entra el que el personaje apropiado se enfrente al inconveniente apropiado. Te dan ganas de maldecir a los dioses cuando tu mago se encuentra con una cerradura que forzar o tu guerrero con unos glifos arcanos. Pero así es la vida, joven aventurero...


¡Dados! ¡Muchos dados! (Algunos son nuestros)




Montones de lugares que explorar...




El contador de tiempo. Te pondrá la tensión a cien.


No acaba aquí la cosa, porque Pathfinder incluye un sistema de progreso. Los personajes que sobrevivan a cada aventura ganarán ventajas bajo la forma de cartas extra para su mazo o marcas en su carta de personaje que mejoren sus habilidades (o les otorguen habilidades nuevas) con lo que no falta ese componente rolero de subir de nivel y que mientras te estás pegando con un dragón te lleve a preguntar con nostalgia a tus compañeros: "¿Os acordáis cuando solo luchábamos con goblins?"

Vamos con la valoración, y empecemos con los puntos negativos. Para empezar, el juego se halla tristemente descatalogado, pero aún se puede encontrar en Amazon y similares, así como un buen número de expansiones (por cierto, si en las fotos veis una pistolera y unos cuantos arcabuces y pistolas de chispa, no vienen en el juego básico; son de una de esas expansiones. Es que nos chifla un poco de pólvora y steampunk). La mayoría están en inglés, lo que os permitirá practicar la lengua de Shakespeare (es broma, las cartas se entienden bien; las reglas son otro cantar, ahora vamos con eso). Alguno puede objetar que la mecánica de las partidas es siempre la misma, pero como de verdad se disfruta es sumergiéndote un poco en la historia. Como las localizaciones se construyen al azar, nunca sabes si esa torre en ruinas estará llena de cienos carnívoros o habitará en ella un ciempiés gigante... Después de todo, el esquema típico de "mazmorreo" es bastante uniforme ¡pero cómo nos gusta a todos!

El punto más "pero" que vemos es la dificultad de las reglas. Quizás ha sido por leerlas en inglés, pero tienen su puntillo de complicación. Nuestro consejo: ved algún tutorial en Youtube y os enteraréis mejor. Os dejamos este de La Mazmorra de Pacheco, que fue el que nos instruyó a nosotros (aprovechamos para dar las gracias ;))

Pero una vez que has pillado el tranquillo a las reglas (que tampoco son más complicadas que un Dungeons & Dragons) Pathfinder se disfruta un montón. La inclusión de los personajes en forma de peana es un gran acierto que convierte un juego de cartas en algo más parecido a nuestras partidas de rol. El arte de las cartas es maravilloso, los personajes se hacen querer (¡y puedes diseñarte los tuyos propios, si eres mañoso!) la sensación de ver progresar a tu enano montaraz o tu hechicera es auténtica y, si haces el esfuerzo de sumergirte en la historia e imaginarte lo que ocurre más allá de "tiro dados, tengo éxito, sigo", vas a flipar con este juego.


Diversión ****

Dificultad: *****

Rejugabilidad: ***

Estética: ***




martes, 4 de enero de 2022

Spiderman 3: No Way Home

Fuimos a verla el día siguiente al estreno, pero hemos querido dejar un poco de tiempo en parte para no soltar demasiada prenda y en parte porque, para qué engañarnos, no nos da la vida. Pero Tutti-Friki estuvo allí, y ahora os vamos a contar nuestras impresiones al respecto.




¡ATENCIÓN! El Comandante Spoiler anda suelto, y si seguís leyendo, es posible que meta la mano en algún momento. Si aún no la habéis visto y no queréis arriesgaros a sufrir sus villanías ¡no leáis más allá de este párrafo! ¡Estáis avisados! En ese caso, os resumiremos todo diciendo: no os la perdáis.




Vamos con ello. Las expectativas estaban muy altas. Los tráilers prometían, los foros ardían (aunque no quisimos meternos mucho, porque hay mucho sicario del Comandante Spoiler suelto). Así que, con esos ánimos, nos sentamos en nuestras butacas palomitas en mano y nos dispusimos a disfrutar del espectáculo.

Y menudo espectáculo. Desde el principio hasta el fin es una delicia visual y con un ritmo frenético. A cualquier buen friki le encantan los crossovers, así que ver en el mismo plano al Doctor Octopus y al Duende es adrenalina en estado puro. Pero "No way home" no es solo un despliegue de efectos especiales: la historia es genial y convence, y cada actor (desde los principales hasta los secundarios) cumple su papel a la perfección.

Y ese momento... Ese momento "reunión" con los aplausos del público fue lo más intenso que hemos vivido en mucho tiempo en el cine. Dios, ahí había emoción y entusiasmo y hermandad entre frikis...

El Dr. Extraño no solo cumple, sino que encaja (a pesar de que los verdaderos creyentes de Marvel saben que la idea de borrar el recuerdo de la identidad de Peter Parker no le correspondía a é, sino a alguien... más diabólico) y Benedict parece que ha nacido para el papel.

Es que todo, todo de principio a fin nos ha encantado. Es una buena película, una película genial. Una película que disfrutas y no se hace larga para nada ¡Y con dos escenas postcréditos que no te puedes perder bajo ningún concepto, aunque tengan que llamar a los de seguridad para echarte!